El gioco más loco

Creatividad y diversión para tus viajes en familia

Cuaderno de viaje de Bruselas

Algunas recomendaciones para Bruselas son:

Como alojamiento, está muy bien el Hotel Meininger. Es un hotel céntrico y moderno, con espíritu de albergue (tiene cosas muy útiles como cocina compartida) pero con comodidades de hotel. Buenos precios y descuentos para peques. Si no quieres el desayuno bufet del hotel, muy cerca tienes la Boulangerie Dansaert (Rue Antoine Dansaert, 154), que es una confitería de barrio con desayunos buenos a muy buenos precios.

Es imprescindible ver la Grand Place, de día y de noche, porque es una de las plazas más bellas de Europa. Tampoco puede faltar la fuente del Manneken Pis y la Jeanneke Pis. La Jeanneke Pis está en el callejón del Delirium Café, que es famoso por su cantidad de cervezas y cañas diferentes. Y caminando, te encontrarás con fachadas con muchos murales de cómics.

Los cómics son algo más a disfrutar en Bruselas. El museo del cómic es un edificio art nouveau que fue diseñado por Victor Horta para albergar unos almacenes. El centro tiene una colección de originales y una tienda de cómics con títulos clásicos y actuales. Brüssel es otra tienda de cómics imprescindible (con una tienda oficial de Harry Potter muy completa).

El Museo de Instrumentos Musicales de Bruselas es otro edificio singular del art nouveau que merece conocer por su arquitectura. En cuanto a música, una de las mejores salas de Europa para ver conciertos de música contemporáneos es Ancienne Belgique.

Las Galerías Reales Saint Hubert son una calle comercial con un techo de arco de cristal, en la que se dan cita una sucesión de bombonerías y tiendas elegantes. Merece la pena tomar allí unos auténticos gofres artesanos en Maison Dandoy.

Seguro que no hay un sitio con tantas tiendas de bombones como Bruselas. Neuhaus son caros pero están riquísimos, Leonidas no son tan buenos pero en la tienda de Rue au Beurre 34 (que sale a la Grand Palace), siempre son muy amables y te ofrecen chocolates.

El Atomium es uno de los símbolos más reconocibles de Bruselas pero llegar allí lleva su tiempo. Como alternativa a la visita, desde algún punto alto de Bruselas se puede ver. Aunque, si vas a disfrutar de Mini Europe merecerá más la pena acercarse.

Conocer el Parlamento Europeo es otra de las oportunidades que ofrece la ciudad. Se trata de un edificio moderno y en las visitas te explican muy bien como funcionan las principales instituciones europeas. También se puede visitar el Parlamentarium con varios juegos para peques. Y, si te mueves por la zona, además conocerás el administrativo y moderno Barrio Europeo.

Para comer barato existe un lugar de referencia que sirve bocatas de queso, se llama Tonton Garby y tienes que ir con tiempo porque en cada bocata se tira diez minutos en prepararlo. Más rápidas son las opciones de ricas pitas en Plaka o las metralletas y las patatas fritas de Fritland. Otro sitio en el que se come muy barato (y no aparece mucho en las guías lowcost de Bruselas) es el centro Cabraliego, una asociación que abre para dar de comer en fines de semana con platos que te sonarán (tipo pollo al ajillo o calamares) e incluso sidra asturiana (la emigración asturiana fue muy importante en los 60 y todavía quedan lugares como este o como el Bar Llanes).

Para comer en otro plan, de comida belga a precios razonables Fin de Siecle y 9 et Voisins (muy cerca) son dos opciones estupendas, pero tienen cola y hay que ir con tiempo.

Para moverse rápido por Bruselas, el patinete eléctrico de alquiler está muy extendido (hay varias aplicaciones como Lime).

Y como Bélgica es un país pequeño, en el que las comunicaciones son muy buenas, podrás visitar lugares como Gante o Brujas. Lo más recomendable es, por cierto, moverse en trenes: funcionan fenomenal y tienen descuentos para peques (gratis) y mayores de 65 y para todas las personas en fin de semana (viajan al 50%).

En Gante: Plaza de Korenmarkt, el castillo Gravensteen o los muelles y sus paseos en barco son imprescindibles pero, si tienes oportunidad visita el Políptico de la adoración del Cordero en la Catedral y si quieres huir un poco de la zona más turística camina hacia Vooruit, un centro cultural alternativo con una cafetería muy agradable.

En Brujas: Hospital de San Juan, Groeningemuseum, sus paseos en barco, el parque de los molinos y sus plazas como la plaza mayor o la Burg. Cafe de Gilde o Soup son dos buenas opciones para comer a precio razonable.